martes, 11 de octubre de 2011

Autoconstrucción 2

"Quien quiera aprender esgrima, deberá coger el florete. Viendo a otros batirse nadie aprende esgrima. Quien quiera hacerse un hogar, deberá decidirlo todo por sí mismo. Si no, nunca aprenderá. Seguro que saldrá lleno de errores. Pero serán vuestros propios errores. Con recato y sin vanidad, reconoceréis inmediatamente esos errores. Los cambiaréis y corregiréis.
Vuestro hogar se hará con vosotros y vosotros con vuestro hogar."

El hogar por Adolf Loos, en Lo otro (Das Andere). Una revista para la introducción de la cultura occidental en Austria. Número 1, 1902

  “... que vuestra casa se convierta en un palacio milagroso de sonrisas, después que, por una atención consagrada a cada detalle de la construcción, habéis insistido en que ese palacio soñado fuera, ante todo, una casa, una simple y honesta casa del hombre.” 
Fragmento de La arquitectura por Le Corbusier, en Mensaje a los estudiantes de arquitectura. 1957

lunes, 3 de octubre de 2011

Autoconstrucción



“…probablemente falte algo en la formación del arquitecto. Antaño uno tenía que ser primero artesano, trabajar como tal un cuatrimestre del primer año de la carrera. Yo estudié en la Kunstakademiet de Copenhague, donde hacíamos algunos dibujos sencillos de construcción y bocetos espaciales, y durante cuatro meses salíamos de la academia para hacer de carpinteros o albañiles. Lo mismo ocurría en el segundo año. En el tercero había ya albañiles de la escuela técnica que, además de ser artesanos, podían dibujar. Los cuatro primeros meses hice carpintería en Elsinor y estaba cansado de madrugar por las mañanas. Mi abuela tenía un terreno al borde de la playa y me dejó que construyera allá. Entonces le pregunté a mi maestro carpintero: “Si construyo yo solo una casa de madera, ¿me puedes firmar las prácticas de cuatro meses?” Lo hice, de modo que construí mi primera casa con mis propias manos. Fue una buena idea, y así se lo dije a mis hijos Jan y a Kim cuando estudiaban. En Stromstad tenemos una islita, así que les dije: “Id allá, conseguid unos tablones y construid una casa”. Esta experiencia también fue tremendamente importante para ambos: se construyeron su propia casa. Es una pena que hoy en día los arquitectos simplemente dibujen por ordenador. Creo que se ha perdido el valor por la artesanía, algo excelente que se ha abandonado. Yo soy demasiado viejo ahora y no tengo ni idea de qué es lo que se puede hacer al respecto.”

Moisés Puente (ed.) Jorn Utzon, conversaciones y otros escritos Barcelona. Editorial Gustavo Gili 2010
Fragmento original, conversación entre Jorn Utzon y el director del Louisiana Museum for Modern Kunst, Poul Erik Tojner, abril 2004
Seleccionado y editado por el arq. Martín Lisnovsky

  


Magnífico.
Han pasado casi tres años desde que se encendió el Hogar Primitivo por primera vez y falta aún demasiado por hacer. Hoy avanzamos muchísimo construyendo el entrepiso del dormitorio principal, creo que se nota la alegría. Ahora a esperar hasta el próximo fin de semana...
Principal ayudante. El Papá
El Tancre

jueves, 4 de agosto de 2011


BREVES APUNTES ACERCA DE ALGUNOS PERSONAJES DE LA ARQUITECTURA:
(ACLARACIÓN: Estas líneas no tienen ningún valor pedagógico, son simples apuntes para orientarme en la vida)


Kenneth Frampton o El superficialismo crítico:
 
He podido comprobar que existen dos tipos de personas respecto a Frampton: los que lo admiran y los que lo han leído. Autor de la más inútil, pedante y parcial de las historias de la arquitectura moderna. ¿Cómo se puede ser tan superficial y denso al mismo tiempo? Tomó varios de los principios esenciales del verdadero movimiento moderno en la arquitectura y los marcó con la etiqueta de Regionalismo Crítico, degradándolos y condenándolos a la marginación cultural.






Philip Johnson o El oportunista:
 
Inventó el nombre de Estilo Internacional para un movimiento cuyos principios esenciales son básicamente los mismos que Frampton reconoce en su Regionalismo Crítico. Son tan absurdas las etiquetas creadas por Johnson y Frampton que la misma obra: el Pabellón Suizo de la Ciudad Universitaria de París, por ejemplo, cabe en cualquiera de las dos categorías (estilo internacional y regionalismo crítico). Etiquetas inútiles: ambas han causado más confusión que orientación en el campo de la arquitectura.


PS 1: La Glass House es aún peor en persona. 
PS 2: Los Martinis del Four Seasons son los mejores del mundo.






Adolf Loos o El Hombre de Nervios Modernos: 

Un verdadero hombre de nervios modernos, un avanzado de la humanidad, un ser inquieto que no toleraba el absurdo en las costumbres humanas. Atento espectador de las formas de vestir, de comer, de habitar, de existir. El personaje más interesante en la historia de la arquitectura moderna (excepto en la versión del inútil, pedante y parcial señor Frampton).  


Ludwig Hilberseimer o El símbolo:

 

Jorge Luis Borges escribió, refiriéndose a Paul Valery (el arquitecto de la poesía simbolista) :
"De un hombre que, en un siglo que adora los caóticos ídolos de la sangre, de la tierra y de la pasión, prefirió siempre los lúcidos placeres del pensamiento y las secretas aventuras del orden";  me robo estos elogios para Hilberseimer. Lamentablemente los historiadores y críticos de la arquitectura se han encargado de distorsionar su trabajo.
Con una vida dedicada por entero a estudiar la con
figuración del medio ambiente urbano, Hilberseimer nos ha dejado el símbolo de un arquitecto que, en una era de especulaciones y oportunismos formalistas, prefirió siempre expresar lo que había que hacer, sin importarle ser incomprendido por la muchedumbre. Tuvo que avanzar solo, en medio de un alboroto de manifestaciones circunstanciales, sin renunciar nunca a la indagación por un orden objetivo del espacio urbano.

Mies van der Rohe o El Filósofo:
 
Un filósofo y un idealista. Su inquietud por el mundo físico se redujo a lo imprescindible. Empleó la técnica para buscar la verdad en su oficio.

 







 

Le Corbusier o El Poeta:
Un alquimista y un poeta. Falsamente identificado con el positivismo funcionalista de la arquitectura moderna. Malinterpretado, mal copiado, mal idolatrado por muchos; justamente valorado por otros.



Reyner Banham o El guardián de los frigoríficos:  

¿cómo pudo ser posible que la gente le creyera algo a este tipo? oportunista, sinvergüenza, torpe. Sus libros se continúan publicando, lo cual dice mucho de la educación que reciben los estudiantes de arquitectura. Una influencia nefasta para el pensamiento arquitectónico del siglo XX.








Ernesto Nathan Rogers o El Maestro de Maestros:
Gran discípulo y maestro de maestros. La lectura de su "Respuesta al guardián de los frigoríficos" debería ser obligatoria al inicio y al final de los estudios de arquitectura.










Gunnar Asplund o El Maestro: 
En un texto firmado por Luis Bravo dice que Asplund NO era un genio, "sino más bien un hombre capaz de producir una obra maestra; lo cual ... no es nunca un vuelo individual de la imaginación sinó la obra que realiza un aprendiz al final de su fatigoso aprendizaje: la que le convertirá, para siempre, en maestro."



 

 
 

Charles y Ray Eames o Los analogistas del nuevo mundo:
Una idea de lo que pudo haber sido la modernidad correctamente asimilada en Usonia..."eventualmente todo se conecta" fue su lema. ¿Esto ocurrió en los EEUU?, OMG cuanto daño le hicieron las ideas posmodernas a ese país. El diseño usoniano comienza y termina con los Eames, sin lugar a dudas. (Las faldas y en general todo el vestuario de Ray Eames fueron una verdadera declaración de principios, un poderoso manifiesto de la modernidad).


 
Frank Lloyd Wright o El Genio sin discípulos:
Un genio en el sentido islámico del término y en el sentido con el que se lo emplea en el lenguaje coloquial, pero no en el sentido de la mitología romana.  Un personaje con la facultad extraordinaria de crear e inventar cosas nuevas y admirables, (aunque eso ya no tenga nada de nuevo y admirable para la arquitectura de hoy en día). Lo dijo Mies: "Sabemos que es un genio, no cabe duda al respecto, pero creo que no puede tener verdaderos discípulos. Para hacer lo que él hace necesitas mucha fantasía y si tienes fantasía, lo harás de un modo distinto. Estoy seguro de que se trata de un enfoque individualista y yo no voy por ese camino. Yo voy por un camino diferente, intento ir por un camino objetivo."


 Alison y Peter Smithson:

Nunca entendí mucho a la pareja Smithson, supuse que eran una especie de pareja "Eames a la inglesa". Su primera obra importante, la escuela en Hunstanton, debe haber sido algo muy prometedor en su momento. Una de sus últimas propuestas, su "respuesta a la superabundancia" era una casa llena de bodegas... que decepción. ¿Síndrome de Diógenes o simple espíritu consumista?, ¿enfermedad o "estilo de vida"? La modernidad, la tradición y hasta la ética aparecen en ellos plagadas de esnobismo. Repito, nunca entendí mucho a los Smithson. ¿Y eso del nuevo brutalismo? Además, seguimos esperando la Carta del Hábitat que ofrecieron hace 50 años cuando eran parte del Team X.
Bueno, quizá por el conjunto de The Economist y el Upper Lawn Pavillion se les podría perdonar todo. (No, no se puede)


Robert Venturi:

El arquitecto favorito de Mickey Mouse en la decada de los 90's. Redescubrió el principio de separar la envoltura de la estructura portante en un edificio sin dar crédito a nadie. Publicó un libro ridículo (Complejidad y contradicción en la arquitectura) poco tiempo después de La arquitectura de la ciudad de Aldo Rossi y se llevó toda la atención, eso causo mucho daño al desarrollo intelectual de la arquitectura en la segunda mitad del siglo XX.
Dicho a lo Stravinsky: La complejidad y la contradi
cción están por todas partes Bobby!!!. Nos rodean, no hay por qué temer su falta, puesto que nunca dejaremos de encontrarlas.


Giorgio Grassi:
Lo dijo Maurici Pla,
"Cuerpos troceados en edificios mudos
expían la ignorancia de la culpa.
Sólo falta una bandera, el estandarte de la Muerte
o el vuelo de los cuervos, o los lamentos medievales.
En esas ruinas alejadas de Lo Uno,
donde emerge la insistencia de Lo Nuevo
instalaré mi casa cuando el corazón se abre
y haré de ella el lugar de mis festines.
Entonces, instalado en mi día preferido
recordaré que estuvo aquí, primero, un arquitecto
que detuvo el avance de los necios
y les diré a mis amigos, a los inquilinos de mi ruina
que si en ella gozan de lo tosco y lo salvaje
es porque alguien concibió este páramo algún día.
No somos hombres. Somos vísceras lanzadas
contra el muro liso de esa arquitectura."
De un texto titulado Giorgio Grassi. Por Maurici Pla. 1990

 
Grassi y yo en Guadalajara, la primera vez que atravezó el Atlántico. (ca 2008)

martes, 26 de julio de 2011

Estructuras de elementos recíprocos - marcos recíprocos


























Con un grupo de estudiantes de arquitectura de la Universidad San Francisco de Quito construyendo estructuras de elementos recíprocos con cuartones de pino reciclado de 2 metros de longitud.

Estructuras recíprocas, marcos recíprocos, en inglés reciprocal frame structures. Lo correcto sería llamarlas estructuras de elementos recíprocos porque se trata de elementos que se apoyan mutuamente en un circuito cerrado.
Al final construimos una estructura con dos arcos que cubrían cerca de 30 m2 y que costó tan solo 200 dólares incluído el barniz de alta montaña que se aplicó al final. Lamentablemente no tengo fotografías de la estructura terminada pero todavía se encuentra en la plazoleta frente al Colegio de Arquitectura de la USFQ.

domingo, 17 de julio de 2011

Fernado Távora

Cada cierto tiempo me gusta releer este texto de Fernando Távora publicado en el número 14 de la Revista DPA de Barcelona. Cuando la desilusión y el despecho por la profesión me abruman, las ideas de Távora resuenan con el espíritu de un oficio lleno de sentido.

"Durante años pensé en la Arquitectura como algo diferente, especial, sublime y extraterreno, algo así como una intocable virgen blanca, tan ideal que a pocos era dado realizarla o comprenderla; el arquitecto era para mi un genio semidivino o apenas nada. Entre la pequeña choza y la más famosa obra de Arquitectura no había relación, como no la había entre el albañil y el arquitecto. Eran cosas diferentes, desligadas. Este concepto mítico de la Arquitectura y del arquitecto producía en mi un atroz sufrimiento, dado que yo no era un genio y no conseguía por tanto realizar edificios tan intocables como vírgenes blancas.

Pasaron los años. Vi edificios y conocí arquitectos. Percibí que un edificios no se contiene en una bella planta ni en una bella fotografía hecha en un día de sol y bajo su mejor ángulo; verifiqué que, al final, todos los arquitectos eran hombres, con sus cualidades, mayores o menores, con sus defectos, mayores o menores. Advertí entonces que la Arquitectura era sobretodo un acontecimiento como tantos otros que llenan la vida de los hombres y, como todos ellos, sujeto a las contingencias que la misma vida implica. Y la intocable virgen blanca se convirtió en mi en una manifestación de vida. Perdido su sentido abstracto, encontré entonces la Arquitectura como una cosa que yo o cualquier otro hombre podíamos realizar – mejor o peor – terriblemente contingente, tan asida a la circunstancia como un árbol se coge a la tierra por sus raíces.

Y el mito se deshizo. Y entre la pequeña choza y la obra maestra vi que existían relaciones, como sé que existen entre el albañil (o cualquier otro hombre) y el arquitecto de genio.

Vista bajo este ángulo, la Arquitectura se me aparece ahora como una gran fuerza, fuerza nacida de la Tierra y del hombre, cogida por mil hilos a los cambios de la realidad, fuerza capaz de contribuir poderosamente a la felicidad del medio que la vio nacer."


Fernando Távora


DPA 14

domingo, 6 de febrero de 2011

El hogar primitivo - nido singular de la especie humana


“La construcción de todo edificio comunitario o vivienda constituye siempre, hasta cierto punto, una anamnesis, la evocación de un ser divino creador del centro del universo. Por ese motivo, el lugar no puede elegirse al azar ni responder tampoco a motivos racionales: su descubrimiento debe responder a la revelación de alguna divinidad” (Rykwert, 1988).


El Inicio

Un prado verde, algunos árboles, un estanque y el sol


 

Una rama ha caído al suelo,
un asiento bajo la sombra de los árboles.
un lugar que se manifiesta con intensidad



Ahora un punto ocupa el centro de ese lugar.
Se ha trazado un círculo, primero con cal y luego con piedras



Las piedras se afirman con barro del estanque cercano.
La familia participa.



El Hogar. Un sencillo tafetán tejido con hierro.





El sol es el centro - Fuente de luz y de calor en nuestro mundo



La hoguera es el centro,



Origen del conocimiento y del bienestar en los hombres





“Antes de pensar en erigir tiendas, empalizadas o chozas, los hombres se congregaban alrededor del fuego: la hoguera que los mantenía secos y calientes, en la que podían preparar sus sencillos alimentos. El hogar es el germen, el embrión de todas las instituciones sociales. La primera señal de asentamiento, de reunión, de descanso, tras los largos nomadeos y trabajos de la caza, es siempre la hoguera, el brillo de las llamas crepitantes.” (Semper, 1849).

EL NIDO DE LA ESPECIE HUMANA
Un espacio de planta central organizado alrededor del fuego fue, durante varias decenas de miles de años, la morada distintiva de los seres humanos y un artefacto fundamental para su evolución y supervivencia. Este tipo de vivienda primitiva, tan antigua como el hombre, es el nido singular de la especie humana.



"Tuyo este hogar hondo
que reclama el leño
para alzarte en humo,
para amarte en fuego."
Del poema Entremos de José Pedroni

sábado, 29 de enero de 2011

Pavimentos de ladrillo


Un espacio de planta central con el hogar abierto fue, en los albores del tiempo, el nido singular de la especie humana
"Todas las casas rurales del mundo entero han tenido el mismo hogar abierto que hoy conserva la casa japonesa; en todas partes, el humo salía sencillamente por el tejado, sin chimenea; encima del fuego colgaba o reposaba la marmita para el agua, junto al fuego se calentaban todos y secaban la ropa mojada: el fuego era el centro de la familia y de la casa (...) cuando una vez nos invitaron unos amigos a pasar el Año Nuevo en una casa rural situada en la montaña, junto a Kioto, al sentarnos alrededor del fuego crepitante con la familia, encabezada por el abuelo y la abuela, que también vivían del cultivo del campo y la huerta, así como de la caza, el ambiente era tan acogedor que ningún habitante de la ciudad sería capaz de sustraerse a él. La habitación se llena de humo y hay que adquirir cierta práctica para sentarse bien y que no se le llenen a uno los ojos de lágrimas. Pero la sala de la casa rural no tiene techo; el humo sube hasta el tejado y oscurece la madera; esta cuando se limpia, adopta por abajo, hasta donde alcanza la mano, un tono pardo rojizo más bonito que el que pudiera conseguirse con cualquier otro medio artificial. Arriba, las grandes, pesadas y, a menudo también, arqueadas vigas desbastadas sólo con el hacha, se vuelven con el humo de un color negro mate (...) La nubecilla de humo azul forma parte de la imagen del tejado y de la casa; ese humo convierte la casa en una criatura viva (...) El hogar abierto está siempre hundido en el suelo cubierto de tatami, junto al escalón que da a la sala, allí dónde uno puede sentarse en el peldaño sin quitarse las sandalias. El gran pie derecho - he llegado a encontrar uno de un grosor de 50 centímetros- se halla en las proximidades, o bien junto al canto del escalón, o bien exento, en el suelo del pavimento, por encima del cual se cruzan en lo alto las vigas más pesadas. El peso y el grosor de estas vigas significa orgullo y riqueza. " Bruno Taut

Enladrillado a manera de sarga